David Abajo Blog

Avatar

Un blog sobre diseño

El factor de la Memoria de Empresa

memoria-interior

Las memorias de empresa son documentos en los que la compañía muestra no solo sus datos económicos sino también su “carácter”, su forma de hacer las cosas. Por eso resultan importantes no solamente por el contenido sino también por la calidad y el esmero puestos en su diseño y realización, que hablan también de la empresa que las edita.

Esta misma importancia de la parte gráfica, del diseño y de su ejecución física hace que, en ocasiones, la forma de transmitir el contenido en sí mismo, en definitiva la información que la empresa quiere ofrecer quede en un segundo plano. Las memorias empresariales reciben muchos distinciones por su diseño gráfico y demasiados pocos por el contenido e información que transmiten. Por su capacidad para transmitir la filosofía de la empresa y dar a conocer la información relevante de forma concisa y clara, así como el compromiso social y comercial de la empresa.

El factor de la Memoria de Empresa.

En diseño y comunicación rara vez se habla del poder de comunicación de la Memoria de Empresa. Sin embargo a menudo este soporte es el reflejo más contundente de las actividades de una institución o empresa desde su vertiente de libro de cuentas, con sus balances y resultados.

La Memoria de Empresa debe tener la capacidad de comunicar por supuesto los balances, pero debe ser, además,  un instrumento de imagen y notoriedad. Un instrumento de primer orden por tratarse, precisamente, del documento corporativo por excelencia. La memoria es el referente de comunicación más inmediato para accionistas, clientes, y proveedores. No obstante, no siempre se le da el tiempo necesario para que este libro de referencia cumpla con los necesarios impulsos para contribuir a esa sinergía, para que ayude a comprender el porqué de la actividad de una empresa, sus necesidades, compromisos y proyecciones de futuro.

El factor humano de una empresa: Es importante que se refleje y de valor, porque una empresa es,  sobre todo,  la suma de sus trabajadores, de su fidelidad y de su compromiso. Sin ellos una sociedad no transmite nada más que elementos técnicos, que cualquier otra entidad de la competencia puede copiar o incluso mejorar. Por lo tanto su valoración puede caer en un acto mercantilista inmediato, frío y sin conexión de futuro. El factor humano y la suma de sus componentes sociales y creativos crean la diferencia, la competitividad y transmiten el compromiso de la compañía.

El factor institucional: Cómo se comporta una empresa desde su proyección laboral e institucional y qué debe  transmitir al  interior y exterior es un elemento y herramienta eficaz para crear vínculos fuertes dentro y fuera de la institución empresarial. Nadie es capaz de sustraerse al elemento de pertenencia a una empresa con nombre y marca reconocida y este es el factor institucional que una empresa debe transmitir en todas las direcciones con más fuerza y orgullo si cabe en la memoria corporativa.

El factor de los Balances. Los números son importantes pero también lo es la forma de cómo se presentan  y aquí, el diseño juega un papel fundamental. Transmitir pulcritud y claridad es sinónimo de fiabilidad y garantía sobre todo para el accionista. Cuando el balance de una empresa no es positivo se tiende a menospreciar este carácter, si  los números no son buenos se trata de evitar el coste del diseño pensando que de esta forma trasladamos al accionista nuestro compromiso de ahorro. El resultado suele ser el contrario ¿por qué unas cifras positivas deben de ser mejor presentadas que las cifras negativas? El error que se comete es generalizado en este aspecto, unas cifras malas no significa que hayamos abandonado  nuestro carácter empresarial de eficacia, lo que hace más necesario una visualización con  la misma intensidad que las cifras positivas, de otro modo empezaremos a minar la confianza de nuestros inversores y accionistas, que verán una empresa en retirada.

El factor de la distribución. Generalmente se considera que una memoria va dirigida exclusivamente a inversores, accionistas y bancos. Aun siendo lógica esta distribución no deberían olvidarse que una memoria es sobre todo un soporte profundo de comunicación y que por lo tanto su radio de influencia hay que ampliarlo a otras esferas como son a los trabajadores,  a los agentes sociales,  las instituciones públicas,  etc. El poder de la memoria anual de una empresa radica, como ya se ha dicho, sobre todo en su capacidad de transmitir valores más allá de  limitarse a mostrar una serie de cifras. Una memoria de empresa significa que se están recogiendo no sólo los balances, sino toda la actividad que durante ese año han generado todos los estamentos de la empresa.

Conclusión: Una buena presentación requiere no solo un componente de administración eficaz sino también un compromiso de transmisión de futuro con los elementos claves que pueden ayudar a su visualización, como son la calidad del diseño y de la realización del soporte, la claridad de sus discursos narrativos de comunicación y la transmisión de la visión y de la misión de la empresa a lo largo de todo el diseño de sus contenidos.

David Abajo

DA&Asociados

No Comments, Comentario o Ping

Responder a“El factor de la Memoria de Empresa”

No te pierdas

No dejes de visitar estos sitios!